MACROPODUS OPERCULARIS (Pez paraiso) macho

€2.50

MACROPODUS OPERCULARIS 5 cm.

Nombre común: Pez paraíso, macrópodo. Nombre Científico: Macropodus opercularis. • Orden: Perciformes. • Familia: Osphromenidae. • Subfamilia: Macropodinae.

Biotopo: Ríos tranquilos y remansos de vegetación abundante.

Distribución: Actualmente en peligro de extinción en su hábitat natural, los ejemplares que se pueden encontrar a la Venta proceden de su cría en cautividad. Originariamente de Asia Oriental aún se puede encontrar en su estado salvaje ocasionalmente en China en el río Yangtze, isla Hainan, Taiwán y norte de Vietnam. 

Forma: Similar a la de otros laberíntidos aunque ligeramente más alargado y compacto. Sus aletas pectorales se han transformado alargándose y afilándose según se acercan a la punta convitiéndose en filiformes en esa zona. Las aletas dorsal, anal y caudal se encuentran muy desarrolladas.

Coloración: Su coloración es muy variable siempre en tonos entre naranja, marrón y azul; pero lo que lo diferencia de otros peces de la misma familia son las franjas verticales de colores azul y rojo que recorren todo su cuerpo. Las aletas pectorales, sin ser tan espectaculares como las del betta, son dignas de mención, habitualmente las tienen replegadas sobre su cuerpo por lo que no podemos admirarlas en todo su esplendor más que cuando las extienden por algún motivo, entonces es cuando podemos observarlas realmente, de color naranja intenso o blanco en la punta son transparente-azuladas más cerca del cuerpo, incluso dependiendo de la luz o la posición del pez se ven de distinto color. También hay que mencionar unas “manchas” de forma casi circular en la zona exterior de los opérculos de color azulado bordeada de naranja, en el momento de mostrarse ante otros peces abre las agallas mostrando esas “manchas” que asemejan ojos con lo que parece mucho más grande de lo que es en realidad. En acuarios tranquilos donde se encuentren muy relajados la intensidad de los colores suele bajar aumentando en caso de posibles rivales o en la época de cortejo.

Tamaño: Entre 8 y 12cm aunque lo habitual en acuarios es que no sobrepase los 10cm.

Diferencias sexuales: En su edad juvenil es bastante difícil diferenciarlos, por un lado los machos suelen ser ligeramente más grandes y coloridos que las hembras, además de presentar sus aletas anal, dorsal y caudal terminadas en radios filiformes.

Acuario: No es un pez excesivamente exigente en cuanto al tamaño del acuario, con uno de 60 l. para un macho con dos o tres hembras bastará. Debemos tener en cuenta su procedencia y procurarle bastantes plantas que sirvan de refugio a los animales menos fuertes o a las hembras acosadas. También agradecerán una buena zona de plantas flotantes. Es importante que mantengamos el acuario tapado, ya que como otros laberíntidos tiene la costumbre de saltar y nos podemos llevar una desagradable sorpresa, al mismo tiempo hay que dejar espacio para que pueda respirar aire, no olvidemos que los laberíntidos además de respirar en el agua también precisan el oxígeno de la superficie.

Temperatura: Entre los 18 y los 26ºC. Aunque hay autores que aconsejan un máx. de 21ºC. Agua Admite aguas entre ligeramente ácidas o alcalinas, PH entre 6-8º y dureza hasta 20º.

Alimentación: El paraíso es un pez originariamente carnívoro, pero debido a su cría en cautividad actualmente comen también hojuelas o cualquier otro tipo de comida preparada que le demos, de todas formas necesitan su ración de “carne” bien sea en forma de preparados comerciales, gel, congelado o simplemente comida viva. Por este motivo hemos de tener mucho cuidado con los compañeros de acuario (si es que no optamos por uno específico), cualquier otro pez menor de 3-4cm puede convertirse en su comida. Los invertebrados forman también parte de su alimento, por lo que no debemos olvidar que las gambas se convertirán en un delicioso manjar para ellos.

Comportamiento: Es un pez sumamente agresivo con los de su propia especie por lo que no se deben tener a dos machos juntos, sino un macho con varias hembras. Así mismo al tener mala vista puede confundir a especimenes de otras especies con rivales, con lo que puede llegar a matarlos. Por este motivo se aconseja mantenerlos en acuarios específicos aunque si el acuario es lo suficientemente grande, con abundante vegetación y escondites no habrá problemas en ponerlos en uno comunitario siempre que tengamos en cuenta el tamaño y la territorialidad del resto de especies. Se le puede mantener perfectamente con otro tipo de laberíntidos excepto el betta (salvo en muy raras excepciones, en acuarios muy grandes y muy plantados)

Reproducción: Como el resto de laberíntidos es un constructor de burbujas. Se debe actuar de la misma forma que con el betta con la única diferencia que debemos ir subiendo la temperatura gradualmente hasta los 28º, introducir primero a la hembra en el acuario de cría y a continuación al macho, aunque hay quien aconseja el orden inverso.


Añadir al carro:

  • 3 Unidades en Stock



Comentarios actuales: 1

Este producto fue introducido en nuestro catálogo el jueves 29 diciembre, 2011.