Caracoles en nuestros acuarios dañinos o beneficiosos

Hay una gran variedad de caracoles acuáticos. Algunos son inofensivos, otros incluso benefisiosos y por supuesto los hay que son perjudiciales.

Os damos una lista de los más comunes:

Physa sp o physella sp. Las dos variedades más conocidas son P. Acuta y P. marmorata. Sin duda es el caracol mas considerado como una plaga. Puede venir en la plantas desde los invernaderos de crianza o de cualquier acuario. Sus huevas son transparentes y muy difíciles de ver a simple vista, hay que acercarse detenidamente a las hojas para ver los juevos. Estos se encuentran en una especie de gelatina transparente. A diferencia de lo que mucha gente cree, esta especie de caracol es de las beneficiosas, jamás tocan las plantas. Se alimentan de restos de comida, plantas en descomposición (nunca de plantas sanas) y de algas por lo que cumplen una misión positiva en nuestros acuarios. El único pero es su alta capacidad para reproducirse. Cuando hay demasiados pueden quedar mal esteticamente en los cristales de los acuarios.

Su concha presenta una forma cónica, con varias espirales que giran a la izquierda (esto es, si ponemos la concha con la abertura hacia el observador y la  punta apuntando hacia arriba la abertura queda en el lado izquierdo).

Gyraulus acronicus

Muy parecido al  conocido planorbis pero de mucho menos tamaño. Tiene una talla máxima media de 5 milímetros de diámetro y unos 2 milímetros de grosor de la concha.

Se adaptan a la práctica totalidad de acuarios. Hay que tener cuidado según con qué compañeros los ponemos, ya que debido a su pequeño tamaño los peces son muy dados a comerse al animal dejando la concha vacía, o incluso en el caso de peces de gran tamaño a devorarlos con la concha incluida.

Se alimentarán de todo tipo de restos que haya en el acuario, ya sea comida, restos de peces, plantas en descomposición, etc… También comerán algas allá por donde pasen, dejando surcos visibles a través de estas lo que nos permitirá ver su efectividad. Son muy beneficiosos en el acuario ya que eliminarán todo lo que sobre.

 

Pueden vivir solos o en grupo (generalmente formarán grupos por ellos mismos gracias a su rápida propagación). Son muy pacíficos y no representan ningún peligro para ninguna especie.

Si se sobrealimenta estos caracoles pueden acabar convirtiéndose en una plaga ya que se reproducen muy rápidamente, llegando a extenderse por todo el acuario en poco tiempo. En aguas ácidas su reproducción se limita mucho más.

Planorbis Sp.

Existen diferentes variedades de planorbis que pueden poblar nuestro acuario. En su juventud se caracterizan porque la concha no es de un color homogéneo, sino que se le pueden observar manchitas oscuras que van desapareciendo a medida que van formando la concha.

En muchas tiendas se pueden llegar a vender. Pueden llegar a medir hasta 2 cm.

 

Muy en contra de lo que la gente piensa, los planorbis no se alimentan de plantas aunque sí puede llegar a alimentarse de hojas en mal estado a punto de descomponerse. Generalmente se alimentan de verdura tales como la lechuga, el calabacín, pepino, zanahoria, etc., y también les encantan las pastillas para peces de fondo o cualquier alimento que caiga al fondo. Gran aliado contra el problema de algas, ya que las suelen comer gustosamente. Por su rápida reproducción tardan muy poco en convertirse en una plaga, que algunos gusta y otros no tanto.Podríamos decir de él que un caracol beneficioso.

Puede respirar a través de la piel y por vía manto-pulmonar, debido a ello pueden tolerar estaciones secas.

Lymnaea stagnalis

 

Este caracol es el verdadero dañino de nuestras plantas. Es una especie casi exclusivamente herbívora. Se alimenta de brotes tiernos de plantas así como de algas microscópicas.

Es un caracol bastante activo, tanto en las horas de luz como en la noche, por lo que lo veremos deambular por el acuario frecuentemente.
Su carácter es pacífico y pasa la mayor parte del día haciendo viajes sobre las plantas, comiendo y subiendo a la superficie a respirar.

Son hermafroditas.

Presenta una concha en espiral que acaba en punta pronunciada.
Su tamaño rara vez supera los 2 cm aunque algunas variedades de lymnaea pueden llegar a los 4-5 cm
La concha es de color marrón oscuro, raras veces gris oliva, con manto de colores grisáceos oscuros.

Bithynia tentaculata.

También es conocido como caracol grifo.

 

Fundamentalmente se alimenta de algas que aparecen sobre las plantas y los cristales del acuario.
También tiene la capacidad de filtrar las algas en suspensión directamente del agua.

No se alimenta de las plantas de nuestros acuarios por lo que no nos dará problemas en este sentido.

Es un molusco pacífico que pasa casi todo el tiempo escondido y sale más durante la noche.
En ocasiones se entierra en el sustrato y pueden pasar días hasta que lo veamos de nuevo.

La anchura de su concha es de 5-7 mm y su altura de 12-15 mm en estado adulto.

Presenta largos tentáculos. Son de color marrón claro a negro y la concha cuenta con 4 a 5 espirales

Melanoides tuberculata

Este caracol no come plantas, a menos que estén medio descompuestas y con los tejidos debilitados.Además es un buen avisador sobre las condiciones del agua, pues su comportamiento dice mucho de estas condiciones: si encuentras una plaga en tu acuario, no te asustes, denota que tienes un pequeño trocito de naturaleza acuática lleno de salud, en cambio si los ves en la superficie, alerta, algo anda mal, o bien, el acuario ha experimentado una subida de nitrito o bien el oxígeno escasea.

 

Puede llegar a alcanzar los 3 cm.

Su comportamiento es principalmente nocturno. Durante el día se entierra bajo la grava, removiendo así los primeros centímetros de nuestra grava, por la noche sale a devorar todos los detritus que encuentra por el suelo. Es uno de los caracoles más apreciados por los aficionados por su costumbre de enterrarse, ya que esta acción remueve y airea el substrato, con los beneficios que ello conlleva a las plantas.

Son considerados como la especie más resistente de entre todos los caracoles.  Incluso pueden ser tragados por peces y posteriormente expulsados con las heces, lo que genera una ventaja a la hora de colonizar nuevas zonas. De hecho, a veces es la forma por la cual llegan a nuestros acuarios.

CONCLUSIÓN.

Una vez que hemos conocido un poco mas sobre los caracoles más frecuentes en nuestros acuarios, habréis podido comprender que no son tan malos como los pintan. La mala fama que suelen tener como comedores de plantas vienen precedida de aficionados poco experimentados que incluyen  a todos los caracoles en un mismo grupo y hablan de forma general de todos ellos como si fueran todos iguales. También debido a que comen hojas en descomposición, pueden serle atribuidos esta mala práctica a ellos, cuando en verdad están comiéndose plantas que tienen hojas en fase de poca turgencia. Los caracoles lo notan antes que nuestra vista, se las comen y les echamos la culpa de devoradores de hojas, cuando en verdad la hoja ya estaba perdiendo fuerza.

Salvo el Lymnaea stagnalis, los caracoles no comen plantas, por lo que  hay que intentar distinguirlo bien y actuar en consecuencia sobre el.

Se podría confundir un poco con el physa pero se diferencia de manera exacta por la concha. El giro de su concha es levógiro (al contrario que las physas, que lo tienen dextrogiro, por lo que se las puede diferenciar fácilmente).

 

Levógiro: giro hacia la izquierda en sentido contrario a las agujas del reloj.

Dextrógiro:  giro hacia la derecha, en el mismo sentido de las agujas del reloj.

Su dirección IP es: 54.162.3.15
Derechos © 2017 PLANTIBER- www.plantasdeacuarios.com. Tienda Software:Zen Cart
Tienda de animales